Home BabySwim Nuestro libro "¿Jugamos a nadar?" Tu disposición hacia la actividad

Tu disposición hacia la actividad

 

Seguro que lo que te encantaría es poder tumbarte tranquilamente al sol, leyendo un buen libro y cuando tuvieras demasiado calor darte un relajante chapuzón en la piscina o dejarte mecer por las olas de la playa, pero cosas de la vida, resulta que tienes hijos, por lo que esto resulta a todas luces imposible.

Ya que no puedes hacer lo anterior podrás acallar las constantes llamadas de atención de los niños "quiero agua", "quiero pis", "mira papá lo que hago", "andaaa mamáaa, juega conmigo", etc. y además presumir delante de todas las vecinas del padre tan moderno que eres y del niño tan listo que tienes. Para ello te puede resultar muy satisfactorio enseñarle nadar y hacer peripecias acuáticas en tan sólo unos días. Incluso si tu niño es un bebé.

Pero no puedes hacer eso sólo por presumir, tienes que buscar el verdadero motivo... veamos... "Así me aseguro que mi niño no se ahoga en caso de caerse al agua". Puede valer, pero no creas que se puede conseguir sin martirizar al niño (que está prohibido por la Declaración Universal de los Derechos del Niño) y, en cualquier caso ya tienes pagada la valla que se ha puesto alrededor de la piscina, el socorrista está para algo más que para tontear con las niñas y si nos enteramos de que le quitas un minuto el ojo de encima a tus hijos mientras que están jugando cerca de una piscina, un río, en la playa o cualquier charco de agua más grande que un plato de ducha te reñiremos por negligente, irresponsable y mal padre

Que es tu hijo!¡C...aray!

Hay que buscar otro...¿qué tal este? "Las actividades acuáticas son el complemento ideal para la educación de mis hijos por el aporte de nuevas sensaciones y posibilidades motrices con las que enriquecer y estimular su desarrollo psicomotor..." ¿Psico – qué? ¿Qué es eso de "posibilidades motrices"? ¿Educación en verano?... Aunque consiguieras repetir toda esta retahíla, no vale para presumir porque cualquiera que te escuchase pensaría que eres un cretino estirado... demasiado sofisticado.

Sigamos buscando...¡tenemos una buena!: "A mí me encanta el agua y me encantaría que a mis niños también les gustase, porque es muy beneficioso para ellos".¡SÍ!¡Lo tenemos!

¡Se trata de que te diviertas jugando con tus hijos en el agua!

Tu disposicion a natación

Un padre de "hoy en día" que juega con sus hijos.

 

Claro que es beneficioso para los niños, pero ni a ellos, ni a las vecinas delante de las que vas a presumir, les importa el porqué. Tú pásatelo bien con los niños, haz que se lo pasen bien y ten cuidado de que no te endosen, además, a todos los niños de la urbanización... aunque ¿quién sabe? Lo mismo encuentras tu verdadera vocación.

No te queda más remedio que ejercer de padre, al menos esperamos ayudarte a pasarlo bien y que todos estéis fresquitos con el "culo en remojo".

Si esta solución no termina de convencerte regálale este libro al socorrista de tu piscina y persuádele para que organice cursillos todos los días a la hora de la siesta, pero ¡te lo advertimos! Te saldrá más caro, no te divertirás tanto y perderás el prestigio que da ser un "padre de hoy en día" que juega con sus hijos.

 

banner cumple  pediatra  Determinación gratuita de nivel  banner curso