Home BabySwim Nuestro libro "¿Jugamos a nadar?" Lo básico de la educación infantil

Lo  básico de la educación infantil

 

La educación del niño debe consistir en dejarle ser, como persona que es, no tratando de conformar o terminar de hacer un "proyecto incompleto de persona".lo basico educacion

Los juicios de valor ("que niño más malo" sólo porque se mueve, investiga, curiosea), los diagnósticos ("con ese no intentes hablar que es un poco autista" del niño que se muestra más callado o tímido), las evaluaciones gratuitas ("tú eres tonto" o "¡qué torpe!" cuando al niño se le cae la leche al intentar beber solo, la identificación de la persona con otras personas, actitudes, etc. ajenas a ella ("es igualito que su padre" cuando se enoja), las invalidaciones de los sentimientos que el niño expresa ("no llores que no es nada" cuando se asusta o se lastima) y la posesión excesiva traducida en un autoritarismo injustificado ("Se hace lo que yo digo que para eso soy tu..." padre, madre, abuelo, tío, profesor... el niño es el "soldado raso" de la jerarquía de la vida). Todas estas son formas veladas en las que las personas más próximas al niño evitan dejarle ser como persona. Los niños suelen ser muy fuertes ante este tipo de "violaciones de su personalidad" e insisten en su empeño por crecer, investigar, aprender...

Sin embargo si este tipo de maltratos es continuado y muy severo será muy difícil que no les afecte mermando su capacidad de decisión, de aprendizaje, de relacionarse, su interés por la vida, por el mundo que le rodea, por otras personas y aumentando sus miedos, su dependencia, etc.

Respecto a este tipo de actitudes nosotros tenemos que adoptar dos posturas muy claras. Una con respecto a nosotros mismos, evitando siempre emitir este tipo de juicios, evaluaciones, comparaciones, invalidaciones o de asumir que se tiene algún derecho sobre el niño por el que nuestras imposiciones prevalezcan sobre la determinación de este.

Y otra respecto a otros padres y profesores a quienes debemos hacer ver, sin causar desacuerdos bruscos y utilizando buena comunicación y amabilidad, hasta qué punto la actitud que están teniendo con sus hijos les molestaría si alguien la tuviera con ellos. Normalmente no tienen mala intención así que enseguida se dan cuenta y rectifican cuando las

indicaciones son adecuadas.

Pero, ¡cuidado! Es muy duro darse cuenta de que uno está haciendo algo malo para sus hijos o alumnos, así que si lo planteamos de un modo muy brusco o agresivo, inculpando, podemos conseguir que la persona se reafirme en este tipo de actitudes sólo para justificarlas en el pasado, desautorizando nuestros consejos, con lo que no ayudaríamos en absoluto al niño ya que no sólo no evitaríamos la conducta que pretendíamos corregir en sus padres, profesores, etc.

Bueno, esto es en definitiva como entendemos qué es un niño y cual es la forma correcta de afrontar su educación.

Si tenemos estas bases en cuenta y las usamos fielmente tendremos éxitos en el trato y en la educación de ellos. Úsalos y verás los increíbles resultados que vas a obtener.

Mucha suerte.

banner cumple  pediatra  Determinación gratuita de nivel  banner curso